Atención gratuita inmediata: 1-800-201-1220

¿Qué es un despido y cuáles son los casos más comunes?

¿Qué es un despido y cuáles son los casos más comunes?

Compartir

Puede escuchar este artículo en el podcast que aparece a continuación o si lo desea, puede seguir leyendo. La información será la misma.

Ser despedido es uno de los temores laborales más comunes. El no tener un ingreso fijo se convierte en un obstáculo para poder subsistir y cumplir con proyectos a largo plazo. Sin embargo, hay momentos en los que los empleadores deben prescindir de sus trabajadores por diferentes circunstancias, es por ello que hay despidos justificados, injustificados o nulos, por nombrar solo algunos. Conoce todos los tipos de despido, sus características y las medidas que debes tomar en caso de que te ocurra.

En términos generales, podríamos describir un despido como la acción unilateral que toma un empleador y por medio de la cual retira a una persona de su cargo de manera definitiva. Cuando se presenta esta situación, el empleado recibe una indemnización, la cual se calcula dependiendo el tiempo laborado, el cargo y el salario.

Existen varias clases de despido y dependiendo de cómo se desarrollen las circunstancias, el empleado podrá tomar medidas legales que le permitan demostrar que fue sin justa causa, o si es con justa causa también debe asumir las consecuencias. Estos son, a grandes rasgos, los tipos de despido.

¿Qué es un despido…?

Qué es un despido procedente:

Un despido de esta categoría es aquel que se da con justa causa, es decir, que el empleador cuenta con los motivos que demuestran el porqué un trabajador debe dejar su cargo. Los despidos procedentes se pueden catalogar en dos subgrupos.

Por un lado están los despidos disciplinarios. ¿Qué es un despido disciplinario?, son esos en los que incluyen faltas graves como ausencias injustificadas o impuntualidad recurrente, ofensas físicas o verbales a uno de los compañeros o al superior o incluso acoso sexual o discriminación no solo laboral sino también por motivos de raza, sexo, religión, orientación sexual, etc.

También se considera como un despido disciplinario el bajo rendimiento laboral, el abuso de confianza, la falsificación de documentos, llegar al trabajo en estado de embriaguez o bajo el efecto de sustancias psicoactivas o violar las políticas y normativas de la empresa.

Además de los despidos disciplinarios, se consideran procedentes también los despidos colectivos. ¿Qué es un despido colectivo? Este tipo de despido ocurre cuando un grupo de trabajadores debe retirarse de la empresa y se da, generalmente, por motivos económicos, de reestructuración o producción. Para que un empleador hago efectivo el despido colectivo deberá tener presente el número de trabajadores, pues dependiendo de la cantidad podrá despedir a un porcentaje determinado.

Esta decisión debes estar guiada por un equipo interno de la empresa para que el proceso se lleve de una forma acertada. Luego de que se tome la decisión, el empleador deberá notificarle a sus trabajadores sobre lo sucedido y por supuesto, este tipo de situaciones dan cabida para una indemnización, ya que el despido no se debe a una falta disciplinaria.

Con este tipo de despido se suele contar con un preaviso para que el trabajador tenga un tiempo para buscar nuevas oportunidades de trabajo.

Independientemente del origen del despido (colectivo o disciplinario), hay un proceso que se debe tener en cuenta para que sea legal. Por ejemplo, el trabajador debe recibir una notificación oficial por parte de la empresa en la que se indica el motivo de su despido y la fecha en la que se debe retirar de su cargo, además en caso de ser un despido disciplinario, se debe contar con las pruebas que demuestren las faltas. Se deben recibir los descargos del empleado y proceder a la indemnización correspondiente.

Qué es un despido improcedente:

También considerado como un despido sin justa causa. Ocurre cuando el empleador no cuenta con los motivos para pedirle a uno de sus trabajadores que abandone el cargo. Cuando se da un despido así, el empleado puede acudir a vías legales para hacer valer sus derechos.

Aunque pueden ser diversos los motivos que abarcan un despido improcedente, uno de los más comunes está asociado con lesiones físicas. Esto se evidencia cuando un empleado sufre una caída y debe ausentarse por un periodo largo de la empresa y al regresar han tomado la decisión de despedirlo.

Otro caso muy común es por embarazo. Cuando una mujer le cuenta a su empleador que se encuentra en estado de embarazo, puede que este considere despedirla por todo lo que implica en relación a tiempos de ausencia en el trabajo, permisos y remuneración monetaria. Por supuesto, las mujeres cuentan con protección legal que les permite continuar con sus labores sin ningún tipo de problema, pues el estar en estado de gestación no debe ser un impedimento.

Otro ejemplo de un despido sin justa causa es cuando se firma un contrato y se establecen parámetros en cuanto a duración, horarios, salario, etc, las dos partes, por lo general, se comprometen a mantener dichas condiciones por un tiempo previamente establecido. Es por ello, que si el empleador decide terminar el contrato sin justa causa, el empleador tiene derecho a una compensación por los daños que esa decisión le pueda causar.

Otras situaciones que hacen parte de esta categoría son las que se relacionan con derechos del trabajador, por ejemplo pedir permiso para citas médicas o para resolver algún problema familiar, incluso el hacer parte de un sindicato o reclamar el pago de las horas extra cuando aplique. Hay hechos más graves como que el empleador le exija al trabajador cometer un delito para favorecer a la empresa o a un cliente y que por la negación del empleado, lo despidan.

En Conexión Legal ofrecemos asesoría gratuita para casos de despido injustificado; contáctenos a través de este canal por el ícono de WhatsApp o Agendando su Consulta y explore las alternativas de solución a su caso.

Qué es un despido nulo:

Un despido se considera como nulo cuando se puede demostrar que se da por motivos de discriminación de cualquier tipo, ya sea por género, religión, raza, nacionalidad, entre otros. Asimismo, un despido es nulo cuando vulnera los derechos y libertades públicas del trabajador. Esto incluye el despido por paternidad, por un embarazo de alto riesgo, por adopción, por enfermedades causadas por o durante un embarazo o por riesgo durante la lactancia.

También se considera como nulo el despido de un trabajador que haya pedido permiso permanente o reducción en su jornada por cuidar a un hijo o su pareja están hospitalizados o en grave estado de salud. Este tipo de despido cobija otras libertades como el derecho a la huelga, por cual despedir a un empleado por este motivo será nulo.

Un despido nulo se caracteriza por el reintegro inmediato que debe hacer la empresa tan pronto se demuestra que las condiciones en las que se dio no son válidas, también se le debe pagar al trabajador lo correspondiente al salario que dejó de recibir desde su despido hasta su nueva admisión.

Como se pueden presentar casos en los que los trabajadores deban acudir a vías legales para demostrar que su despido es improcedente y que por ende deben recibir una indemnización o el reintegro de sus funciones, la mejor alternativa es tener asesoría de un abogado experto en derecho laboral con el fin de que el proceso sea exitoso.

Recuerda que después de sufrir un despido injustificado puedes tener derecho a pago por daños y perjuicios, pago por salarios no recibidos, viáticos o servicios médicos no recibidos.

Contacte nuestro abogado de despido de trabajo y reciba asesoría sobre como resolver su caso.

Siga los pasos del siguiente formulario para agendar su cita de asesoría gratuita.

Cargando ...

Compartir

Leave a Reply